Con tanto trajín, rutina, trabajo, falta de tiempo, el estado del mundo… es difícil estar feliz. Pero no imposible. Hay maneras simples y gratuitas de intentarlo y te vamos a comentar cinco, para que, aunque todo parezca gris, te salga una sonrisa.

Ten plantas

Las plantas dan vida al espacio en que están. Son seres vivos que, además, no requieren demasiados cuidados (sabemos que hay poco tiempo en la vida), pero que con unos pocos regalan mucho. Y si tienen flores o dan frutos, mejor que mejor.

Piensa en algo bonito

Por lo menos una vez al día hazte recordar algo que en su momento te hizo feliz, te sacará una sonrisa.

Muévete

Y con esto decimos haz ejercicio, baila, camina… mover el cuerpo libera hormonas felices y nos hace sentir más vivos.

Escucha música

La música produce en nuestro cuerpo el llamado cuarteto de la felicidad: dopamina, serotonina, endorfinas y oxitocina, todas hormonas que producen un efecto de placer, bienestar y felicidad. Regálate escucharla mientras haces otras cosas, está garantizado que serás más feliz.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy… o date un respiro

Sí, es un refrán antiquísimo, eso no lo hace menos sabio. No procastinar evita que tengas pensamientos ansiosos sobre todo lo que no has hecho. Si puedes, haz las cosas en el momento y libérate de la culpa de no haberlas hecho. Y si no, por lo menos regálate no culparte si no has podido o no has tenido energía.

Niños al sol

Que te dé el sol

La vitamina D es necesaria para el buen funcionamiento del cuerpo, pero no solo es eso… el sol en tu piel tiene aún más beneficios: hace que liberes serotonina, fortalece los huesos, favorece el sueño, mejora la agilidad mental… es un un win win.

Juega

Con tus peques, con tu mascota, con tu pareja, con amigos… juega, recuerda tu niñ@ interior… garantizado que sonreirás.