Estos días parece que todo el mundo a nuestro alrededor está enfermo. Y no es de extrañar. Llegado enero entran las bajas temperaturas y el riesgo de resfriarse aumenta. Así que te traemos varios consejos para combatir el frío y evitar que la familia se enferme.

Abrigarse mucho y evitar estar mucho tiempo fuera

Bueno, este es un consejo obvio… pero no por ello menos importante. Tener la ropa de abrigo adecuada (es mejor pecar de exceso de abrigo que de ausencia) y evitar pasar tiempo en el exterior es fundamental para protegernos de los molestos resfriados y gripes que harán de nuestro enero un mes insoportable.

Niño con abrigo

Comer calentico

Es el momento perfecto para disfrutar de sopas, legumbres y cremas. No seamos como Mafalda y disfrutemos de estos platos de cuchara tan reconfortantes que calientan el cuerpo, alimentan de manera sana, suben el ánimo y hasta hidratan.

Plato de sopa

Mete estos ingredientes en la cesta de la compra

Hay alimentos que ayudan naturalmente a subir las defensas y protegernos en tiempos más propensos a la enfermedad. Compra y mantén en tu despensa ingredientes como jengibre fresco (lo puedes usar en sofritos, hacerlo como infusión o incluso puedes hacerlo como golosina natural), ajo, miel, limón… y, como siempre, incluye también verduras verdes, proteína magra (el pescado es ideal) y frutos secos.

Hidrátense

Beber mucho agua es fundamental para protegernos de los resfriados. El cuerpo necesita estar hidratado para funcionar correctamente. Agua, agua y mucha agua.

Niña bebiendo agua

Lávense las manos

Tras los años de pandemia este gesto se ha convertido en algo ya casi inconsciente. Pero igual no está demás recordar que lavarse las manos (y evitar tocarse la cara) son buenas maneras de evitar enfermarse.