Este sábado se celebra el Día de la Gastronomía Sostenible y qué  mejor manera de celebrarlo que optando por hacer de tu compra la más sostenible posible.  Sabemos que no siempre es fácil, pero seguir unos pocos pasos puede ayudar a que cuides más el planeta a la vez que todos en casa comen mejor y de manera más saludable.

1. Compra de proximidad

Siempre que puedas opta por comprar productos de proximidad. El transporte de productos desde diversas partes del mundo colabora con la contaminación de infinidad de maneras… Además, de evitar sumar a esta polución, al hacer compra de proximidad apoyas a los productores locales y favoreces la economía de tu zona.

2. Elige productos de temporada

No solo serán más baratos sino que estarán más sabrosos, todo porque están en su momento ideal de consumo. Además, al comprar estos productos evitas transportes innecesarios o producciones contaminantes de alimentos que normalmente no existen durante la estación.

3. Lleva tu propia bolsa

Siempre ten a mano bolsas de tela (las hay que se doblan y caben en cualquier bolsillo) para no tener que recurrir a las bolsas de plástico. Así evitas sumar más de este material (que tarda más de 500 años en biodegradarse) a los repletos vertederos del mundo.

4. Evita el plástico y otros desechos innecesarios

No solo se trata de las bolsas. En los supermercados hay un exceso de productos con embalaje innecesario. Busca los que tengan la menor cantidad de plástico posible y evitar meter los vegetales o las frutas en bolsas si es posible. Otra clave es optar por el cristal en vez de las latas. El vidrio puede reutilizarse (siempre puede servir para almacenar e incluso como vaso o jarrón), las latas solo son basura.

5. Opta por el mercado

Siempre que sea posible opta por ir al mercado de tu barrio o un mercado de productores en vez del súper. Ayudarás a tus vecinos, los productos serán mejores y generarás comunidad… eso también es ser sostenible.