Hoy se celebra el Día del Medioambiente y en tiempos en que las consecuencias de la contaminación y los excesos humanos se notan cada vez más en el planeta, te queremos proponer tomar ciertas medidas en casa para que colaboren en ayudar el planeta. No solo se trata de los adultos, que los peques tengan consciencia puede traer enormes cambios. Involucrarlos los convierte en protectores del ambiente y les inculca una responsabilidad que no olvidarán.

¡Cierra el grifo!

Puedes haberlo escuchado desde siempre, pero eso no hace que sea menos real. Con solo cerrar el agua mientras la familia se cepilla los dientes se ahorran galones de agua limpia y potable anualmente… ¿Por qué no hacerlo? Lo mismo con la ducha. Se trata de limpiarse, no de estar una hora bajo el agua. Y los mismo al fregar los platos: se puede enjabonar sin tener el agua abierta y luego enjuagar. Se trata de buscar opciones para gastar menos de este líquido vital y si inculcas esta idea a tus peques de seguro no solo lo pondrán en práctica, sino que estarán atentos a que lo hagas también.

Nada de plástico de un solo uso

Esta es otra norma tácita desde hace un tiempo, pero eso no impide que los supermercados estén llenos de alimentos empaquetados con capas y capas de plástico. Opta por los alimentos no cortados (se pueden cortar en casa), por no utilizar bolsas si no es necesario y por, si es posible, ir a mercados en lugar del super. Los peques escucharán y verán esto y lo tomarán en cuenta. Se enseña a través del ejemplo.

Aprendan sobre los alimentos de temporada

Puedes convertirlo en un juego que además de divertido sea educativo. Aprendan sobre los vegetales y frutas de temporada, así como sobre los pescados y mariscos. Comprar productos de temporada no solo es más económico sino que reduce la huella de carbono que generamos.

Reduce la huella de carbono

Si tu ciudad tiene un buen sistema de transporte… úsalo. El coche puede parecer cómodo, pero también implica tráfico, buscar parking y mucha contaminación. Utilizar el transporte público o caminar no solo es cómodo y sano, sino que enseña a los niños sobre su ciudad mientras la recorren.

Aprendan el valor de cuidar las cosas

Enseña a tus peques (también es para los adultos de la casa) que las cosas deben cuidarse para durar, que no todo es reemplazable y que no siempre es mejor tener lo más nuevo. Evitar el consumo vacío y optar por productos sostenibles ayuda a evitar seguir alimentando los enormes vertederos llenos de objetos de tendencia que tras poco tiempo se desechan.