Bueno, mientras nos preparamos para salir de la rutina y entregarnos a los días de vacaciones, tenemos que hacer algo para lidiar con el calor. Un plan perfecto cuando estás en una ciudad (y no tienes mar o pantanos cerca) es ir a la piscina. Hay muchas, son de precio accesible y sirven de oasis en medio de tanto cemento caliente. Así que prepara ese bolso y emprende una aventura en familia a la piscina, siempre es un buen plan.

Camisa en mezcla de algodón y lino, de Bellerose.

Bañador en tejido reciclado, de Liewood.

Zuecos amarillos, de Crocs.

Boya hinchable, de The Nice Fleet.