El invierno es la temporada óptima de la espinaca, así que te traemos una receta para que le saques todo el provecho de la manera más fácil posible. Este quiche tiene vegetales, tiene mucho sabor y se hace en menos de 30 minutos. ¡Ah! Y se puede comer frío o caliente, dura dos días en la nevera y es perfecto para empacar en una cesta de picnic o para llevar a una merienda del cole en la que haya que colaborar. Siempre que quieras trabajar más, puedes hacer la masa de cero… incluso convertirlo en una actividad familiar y que los peques colaboren. Si no tienes tiempo, opta por la masa que puedes comprar en el súper. No lo vas a creer al probarlo… es delicioso y tiene solo 4 ingredientes. Se va a convertir en un must de tu cocina.4

Ingredientes (para 4 personas):

  • Un paquete de masa brisa del súper.
  • Un paquete o varios manojos de espinaca.
  • Un paquete de queso feta.
  • Media cebolla
  • Un huevo
  • Una cucharada de aceite de oliva.

Preparación:

  • Precalienta el horno a 200 ºC.
  • Corta la cebolla en trozos pequeños y saltea en un sartén alto (o un wok) hasta que se doren.
  • Añade todo el paquete de espinacas y mueve hasta que se cocinen (estén blandas y se reduzcan). Condimenta con un poco de sal (el queso tiene bastante, usa más bien poca).
  • Retira del fuego y añade a un bol. Desmenuza el queso y mezcla con la espinaca. Cuando esté un poco frío añade el huevo y mezcla.
  • Pon la masa en un molde de kistch y vierte la mezcla.
  • Mete en el horno y retira cuando veas los bordes tornarse color tostado (más o menos, depende de lo que quieras, el relleno se cocina muy rápido).