¿Hay algo mejor que sentir alegría? Todas las emociones son importantes, pero la alegría brilla, se expande, se contagia, es sonrisa y luz. Y hoy es su día, así que vamos a repasar algunas claves para que esté más presente en nuestra vida. Sí, no todo va a ser alegría (hay mucho que lamentar y temer en el mundo en que vivimos), pero sentirla a veces ayuda a lidiar con el día a día y aumenta la calidad y duración de la vida.

Practica gratitud

Puede que sea uno de esos días en que todos es un caos y sientes que el mundo conspira en tu contra, pero siempre habrá algo (aunque sea pequeño) que pueda producirte una pequeña alegría: la luz del sol entre los árboles, la sonrisa de tu peque, sentir la brisa del sol, la amabilidad de un extraño… no tiene que ser grande, no tiene que durar mucho, pero apreciar las pequeñas cosas nos ayuda a sentir alegría. Y enseñarle esto a los peques los hará crecer siendo capaces de ver lo bonito a su alrededor.

Haz ejercicio

No solo es saludable, hacer ejercicio hace que libera hormonas como endorfinas, dopamina y serotonina, todas responsables de un subidón de energía y de ánimo.

Oye música

Se ha demostrado que escuchar música activa áreas del cerebro que combaten la fatiga y el estrés y aumentan la sensación de alegría. Y ya si bailas y cantas… pues mucho mejor. Hagan una «fiesta de baile» en familia y canten y bailen juntos, se reirán mucho.

Ayuda a otros

Mejorar la vida de otro es una manera muy reconfortante y humana de buscar alegría. La sensación de centrarse en el bien de otro produce una gran satisfacción y es, además, una buena manera de enseñar a los peques a no preocuparse solo por ellos mismos.

Aprende algo nuevo

Los humanos disfrutamos estimulando nuestro cerebro. Aprender nuevos oficios, conceptos o hobbies hace que automáticamente nos sintamos mucho mejor. Y además le dice a los peques que aprender y estar abierto a cosas nuevas es algo bueno.

Pasa tiempo con quienes quieres

El tiempo de calidad con tu familia, con tus amigos… hablar, jugar, disfrutar… eso genera alegría… pero eso lo sabes de sobra.