Hay gente que odia cocinar y hay gente que lo ama… la cosa es tomárselo como un juego. Y qué mejor manera que apuntarse toda la familia a un curso de cocina. Y no tiene que ser algo muy elaborado, puede ser hasta online… se trata de aprender a disfrutar de la cocina y abrir nuevos universos de alimentos a los peques… quién sabe, tal vez luego resultan cocineros.

Vaporera con varios compartimientos, de WMF Kitchen.

Bolsa de tela, de Merci.

Mordedores para bebé en forma de alimentos de caucho 100% natural, de Oli & Carol.

Juguete de cocina con todos los complementos, de Zara Home. 

Pasta de guisante, de El Gallo. 

Silla Panton Junior, de Vitra.

 

Delantal con lino, de H&M.

Cocotte ovalada, de Le Creuset. 

Recetario para cocinar en familia, de La Botiga Jubany.

Tenedor de madero, de Gato Preto.