Con el precio de la luz tan alto como está ahora, os vamos a dar 4 claves para que podáis ahorrar en familia.

Es importante que los niños aprendan desde pequeños a hacer un uso responsable de la energía, no solo porque lo notaremos a fin de mes, y más ahora, sino para que se den cuenta de lo importante que es cuidar el medio ambiente. ¡Aquí os dejamos cuatro tips para convertiros en la familia más sostenible!

1- Luces solo cuando sean necesarias

Puede parecer lógico, pero es realmente crucial que los niños se acostumbren a encender las luces única y exclusivamente cuando las necesiten. Enseñémosles a aprovechar la luz del día para estudiar, por ejemplo. Eso sí, siempre que sea posible, de forma que no dañen su vista. Un truco para que aprendan a no dejarse las luces encendidas es asociar estas luces encendidas a que la habitación está despierta y cuando estas estén apagadas, pensar que la habitación duerme. ¡Será más fácil que lo recuerden!

2- Apagar la televisión

Es muy típico que los niños se dejen la televisión encendida, incluso cuando no hay nadie viéndola. Si desde peques les hacemos ver que esto es un malgasto de energía y por lo tanto, tiene una repercusión negativa en el planeta, tendrán más cuidado con estos despistes. La tele tiene que estar apagada siempre que no haya nadie viéndola. Decir que la tele tiene que descansar puede facilitarles a recordar esta regla.

3- Apagar el grifo cuando se estén lavando los dientes

A veces los niños cogen la costumbre de dejar el grifo encendido mientras se lavan los dientes, esto es un error. No hace falta hacer ese malgasto de agua cada vez que se estén cepillando los dientes. La clave es encenderlo cuando quieran enjuagarse o, previamente, haber rellenado un vasito de agua para ello. Mientras el cepillo está en la boca, no necesitamos agua, el grifo puede estar apagado.

4- Ser siempre el mejor ejemplo

Desconectar el cargador cuando el móvil está a tope de cargado o secar la ropa al sol en vez de en la secadora, pueden ser algunos de los ejemplos para ser un buen ejemplo para tu hijo y que aprenda a ahorrar energía en casa. ¡No solo contribuiréis al medio ambiente, sino que también lo notaréis en la factura!

Ya sabemos que los niños son como esponjas, todo es más fácil aprenderlo cuando somos pequeños. ¡No dudéis en enseñarles la importancia de la sostenibilidad desde ahora!