Viajamos hasta Dubái para conocer el único restaurante del mundo para niños.

Diseñado única y exclusivamente pensando en los más pequeños, el “White & the Bear” es el único restaurante del mundo para niños. La chef Annabel Karmel es la encargada de hacer las delicias de los enanos, en un espacio espectacular con rincones únicos para leer, disfrutar, comer, conversar y conocer. ¡AH! Y también crecer.

El único restaurante del mundo para niños

Una estética simple y funcional dividida en dos plantas con un montón de espacio que además permite adaptarse a las necesidades sanitarias del momento que vivimos. Colores crudos que invitan a relajarse y reflexionar. La idea, desde el nacimiento del concepto, es que mayores y pequeños disfruten del espacio en armonía.

El único restaurante del mundo para niños

La bienvenida nos la dan los pajaritos de este módulo espacial. Un canto claro a la idea del concepto: simple pero funcional. Los más pequeños se encontrarán como en casa corriendo, jugando y experimentando a través de los diferentes espacios de “White & Bear” (quédate con el nombre porque te da lo que promete).

El único restaurante del mundo para niños

Baños, sillas, mesas… todo está adaptado para que los pequeños estén lo más cómodos posibles y que sientan que todo está especialmente hecho a su medida. Los divertidos dibujos de las paredes y los colores vivos que se funden con sus líneas suaves irán guiando a los pequeños a lo largo y ancho de todo el espacio. Desde la cocina hasta el rincón de lectura sin pasar por alto la zona de juegos. Comidas familiares, cumpleaños, eventos con amigos… si puedes coger un avión y marchar hasta Dubái, “White & the Bear” es un espacio único para nosotros… digo, para nuestros pequeños. Eso, o que alguien se anime a exportar la idea hasta España o el país desde el que nos leas y ponga en valor la importancia de nuestros pequeños en el día a día y en nuestra forma de vida. Como hace Yoyorama, vaya…